El invierno nos invita a resguardarnos y reflexionar...

Tolerar el frio, ahorrando energía

Durante el invierno suceden varias cosas que nosotros, los humanos hiperactivos, creemos que pasamos por alto, pero nuestros cuerpos, nos lo recuerdan...

El frio contrae y la mayoría de las especies animales y vegetales, se preparan ahorrando energía y gastando la menor cantidad de ella para solo alimentarse y resguardarse.

Nosotros, seres hperactivos, creemos que podemos ir en contra de nuestra propia naturaleza y desarrollamos todo tipo de actividad, olvidando que el ciclo natural tiene un por qué.

Obviamente que es imposible pensar en un "modelo hibernación" para nuestras ajetreadas vidas, pero si podemos incluir algunos espacios que respeten esta estación con toda su implicancia.

 

Recuperar el valor de compartir actividades en el hogar, al resguardo del frio, con un tiempo diferente, con la posibilidad de hacer actividades que nos lleven poca energía y que nos permitan vivir el aqui y ahora, es un buen comienzo para incluir el "invierno" en nuestras vidas.

Buscar espacios para desarrollar esta "interioridad" nos dara el tiempo y el espacio para resguardarnos del frio y reflexionar acerca de lo que vamos viviendo. Este proceso, casi natural, nos lleva a nuevas experiencias que nos despegan del stress diario y nos permiten descubrir en el frio, una buena forma de integrarnos desde otros lugares.

Tejer, jugar al ajedrez, lectura de libros o revistas, dibujar, mirar películas, escribir, compartir juegos de mesa... todas actividades que, seguramente, no estan en nuestra agenda y que, al compartirlas con otros, nos llevan a una nueva experiencia enriquecedora.

Volver a nuestra naturaleza nos lleva a vivir una vida más plena. Que nuestra cultura, acompañe nuestro ser natural.

Y vos, ¿cómo vas a "hibernar"?

Invierno